De filosofía y cosas peores

0
45

Michael Torresini

La semana pasada os aburrí con los video-niños, que no son necesariamente niños, sino jóvenes que han padecido los dictámenes de los que mandan en el mundo, y que han sustituido su inteligencia con la de la tecnología. Pero basta de esta triste realidad, vamos a hablar un poco de la cultura entre gente más adulta y más importante. Hace unos meses se habló de Boric, del presidente de Chile que visitó a Trudeau y conversó en inglés y en francés con su homólogo canadiense. Últimamente se habló de su esposa que conoce varios idiomas en la ocasión del encuentro con AMLO. Constante entre los dos presidentes: ambos inteligentes, ambos cultos y ambos con esposas cultas.
Repito una vez más lo que decía Sócrates, que sólo hay un bien, la cultura, y sólo hay un mal, la ignorancia. Pero para entender a cabalidad lo que pasa en política, a esto hay que agregar que para obtener cualquier cosa se necesitan de dos cosas-habilidad y voluntad. ¿¡Obvio no?! Así se puede explicar como una persona tan culta como la Dresser se salga con analogías tan absurdas como la comparación entre la boda entre EPN y la Gaviota y la que la Sheinbaum acaba de anunciar con Jesús María Tarriba que estudió la licenciatura en Física y su tesis doctoral en la UNAM de 1982 a 1987 y que ya había tenido una relación con Claudia hace como treinta años, cuando los dos eran estudiantes. La muy preparada Dresser tiene la habilidad, pero no parece tenga la voluntad-la buena voluntad, es decir la imparcialidad-y la honestidad.
Jesús María tiene una formación matemática que le ha permitido desempeñarse como especialista en modelos de riesgo financiero para el Banco de México de 2017 a la fecha. Su larga trayectoria profesional le ayudó y permitió mejorar los procesos de gestión de riesgos en la industria financiera, aportando ideas innovadoras y liderando equipos de profesionales altamente calificados. Y con un esposo así creo que de veras la Sheinbaum mejoraría su habilidad de gobernar este país. Ahora la gran pregunta: ¿De qué manera la Gaviota pudo mejorar la gestión de Peña Nieto?
Os acuerdo que el enlace marital Peña-Rivera fue seriamente señalado como parte de un acuerdo con Televisa – cadena para la cual Rivera laboraba – a fin de impulsar la campaña del ex militante del PRI. Acusaciones que se intensificaron tras la oficialización de su divorcio en febrero del 2019, tan sólo unos meses después que Peña Nieto dejara la banda presidencial. Ahora la Dresser insinúa que la Sheinbaum estaría evocando el deja vú de noviembre del 2010, cuando la Gaviota y el entonces Gobernador del Estado de México se casaron con presuntas miras a la candidatura y posterior elección por la Presidencia de México del 2012. ¡Qué barbaridad!
Cosas que se pasan en este magnífico y retrógrado país. Lo mejor que podemos decir al respecto es que nos estamos mejorando rápidamente, pues imagínense a Peña Nieto entre la muchedumbre caminando desde el Ángel de la independencia al zócalo capitalino, como hizo AMLO, y como se aprecia claramente en las fotos: hay tanta, pero tanta gente que apenas se puede mover nuestro presidente, un hombre ya anciano y con problemas de salud-que deja a lado para su cuarto informe y su amado México.