De filosofía y cosas peores

0
116

 

Michael Torresini

Científicos madrileños crearon células inmunes modificadas genéticamente, llamadas mieloides, para enviar con precisión una señal anticancerígena a los órganos donde el cáncer puede diseminarse. En un estudio de ratones, el tratamiento redujo los tumores y evitó que el mal se propagara a otras partes del cuerpo. La investigación, dirigida por especialistas de un centro de investigación del Instituto Nacional del Cáncer, parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos, se publica en la revista Cell. “Es un enfoque novedoso para la inmunoterapia que parece prometedor como tratamiento potencial contra el cáncer metastásico”, adelantó Rosandra Kaplan, líder del trabajo e integrante del Centro de Investigación del Cáncer. El cáncer metastásico es muy difícil de tratar.

En varias ocasiones he aclarado que los filósofos criban los científicos, los pasan por la criba de la razón, porque la ciencia siempre parte desde supuestos, mientras que la filosofía los elimina partiendo siempre desde cero. Ahora tengo la ocasión de aclarar algo que me temo no todos pudieron entender claramente. El primer párrafo lo copié desde las últimas noticias, y representa el planteamiento científico según el cual el “cáncer metastático” es muy difícil de tratar. Ahora llegamos al grano-y a la aclaración prometida: el cáncer metastático es difícil de tratar porque la investigación científica parte desde un supuesto, parte desde conclusiones superficiales e irreales. Parte desde los accidentes de la sustancia y no desde la sustancia misma, para decirlo filosóficamente, o si prefieren, digamos que parten desde conclusiones que se han tomado como ciertas y que no lo son. Parten desde supuestos. Pero si eliminamos todas estas especulaciones, todos estos supuestos, si hacemos tabula rasa en todo esto y miramos la real realidad como es, sin interferencias, nos damos cuentas que el cáncer no es ni siquiera una enfermedad, pues todos tenemos cáncer, es decir todos tenemos unas celulitas cancerígenas por allí, que pronto serán eliminadas por nuestras magníficas defensas.

En la real realidad (sigo con esta expresión platónica para distinguirla desde la realidad aparente), en la real realidad, el cáncer se desarrolla por falta de oxígeno, es decir por acidosis; de allí sobresale contundentemente que el oxigeno es la solución. Y para oxigenar nuestras células, hay que alcalinizarlas-lo que se obtiene respirando profundamente buen aire, lo que aquí abunda, tomando grandes vasos de agua, limón y cucharadas llenas de bicarbonato-y acompañado con una dieta muy saludable y alcalina de fruta, verdura y mucha agua. Cero costos, cero riesgos, cero contraindicaciones.

En el ámbito del estamento médico tradicional, la metástasis es el problema principal, obviamente, pues curamos este cáncer bombardeándolo con radiaciones, y una cosa es bombardear un órgano y otra totalmente distinta bombardear virtualmente todo el cuerpo. Y allí sobresale más aún “mi método” que consiste simplemente en alcalinizar todo el cuerpo. Se necesita de mucha buena voluntad para elevar nuestro PH para arriba de 8 y guardarlo allí durante una semana, pero definitivamente vale la pena ya que así todo cáncer desaparecerá. Puse mi método entre comillas porque no es mi método, es EL MÉTODO de cualquier médico culto e inteligente, es EL MÉTODO filosófico, o si prefieren es el método hipocrático por excelencia.

En la medicina tradicional la diferencia entre un cáncer local y uno metastático es enorme, pero también en mi método la hay, aunque en dimensiones muy, muy reducida: yo me curé el cáncer de próstata como dije; pero si la cosa se hubiese vuelta demasiado difícil, antes de meterme las porquerías que me prescribió el urólogo, hubiera rociado durante media hora, y cada día durante una semana, mi próstata por medio de un catéter con una solución fuerte de bicarbonato. Hay dos maneras para hacerlo, y ni una es demasiado difícil o invasiva. Este mismo método se vuelve más fácil por órganos como la boca, el ano o el colon, y más difícil para otros como el páncreas-pero es imposible para la metástasis obviamente.