De filosofía y cosas peores

0
148

Michael Torresini

El martes, he denunciado las grandes farmacéuticas por el pésimo resultado obtenido en la lucha contra el cáncer. De hecho, hace años he escrito mucho acerca del cáncer, y poco acerca del SIDA, un par de notas en lugar de veinte. Pero este artículo reciente no era acerca de la ciencia médica, sino del Escepticismo, una escuela de filosofía griega aplicada a ella. Así que en un pequeño párrafo me salí con esta denuncia contra el SIDA como una prueba más para ser escéptico, para dudar de todo, y al respecto os acordé que filosofar ES dudar. Toda la idea salió desde esta pandemia y los escasos resultados obtenidos obviamente, las contradicciones que hemos escuchado, etcétera, etcétera. Pero creo que con lo que dije la vez pasada, el jueves, ya no hay más por decir. HAY QUE HACER lo que he dicho muchas, demasiadas veces ya.

Así que hoy voy filosofando acerca de esta cosa que escupí tan brutalmente el jueves-que estaba allí, repito, para comprobar las buenas razones para el escepticismo, y por lo mismo agregué otra transa monumental y asquerosa, las torres gemelas. Y allí la cosa es más fácilmente comprobable, además yo me llevo mucho mejor con la física que con la biología: la estructura de estos famosísimos edificios era de acero-que se fundió y así, repito, fundiéndose, dio origen al derrumbe total. Ahora el kerosene que usan estos aviones quema a una temperatura mucho inferior a la que se necesita para fundir-o doblar siquiera, el acero. Los judíos neoyorquinos orquestaron toda la vaina para inculpar a los dueños del petróleo de más fácil extracción del mundo. Y pusieron el explosivo para obtener el efecto que querían, aún a costa de la vida de unas cinco mil personas.

Voy muy rápido a la conclusión porque no quiero hablar de esto, sino de la otra vaina que nos concierne mucho más. Además, creo deberosa una aclaración después mi disparate antecedente acerca del SIDA, aclaración que cambiará el disparate en el reflejo adecuado de lo que las cosas son-la verdad. Voy a empezar con lo más rápido, esta vista clara que adquirí estudiando filosofía, haciendo lo único que sé hacer-razonar: Te dicen que hay una enfermedad que existe sólo si la adquiere, vaya, si alguien te la pega. Sólo falta un detalle: ¿Quién se la pegó al primer? ¡Excelente pregunta que de por sí misma debilita contundentemente la credibilidad de toda la honda! ¡¿Sí o no?! Así salieron los cuentos de hadas, como de que alguien se chingó a un mono que se lo pegó en África y que luego se fue a San Francisco, la meca de los homosexuales, y empezó el contagio.

Actualmente se acepta por parte de la sociedad que el VIH causa el SIDA, el sistema ha creado este mito en su diagnóstico y “tratamiento”. Vas al médico y se te dice que tu prueba de VIH ha dado positivo (solo para los anticuerpos del VIH, no una detección del virus). Debido a la propaganda, muchas personas empiezan a morir emocional y mentalmente cuando se les dice que son seropositivos. Se les ha condicionado a creer que la muerte es inevitable. El temor a la muerte les lleva a aceptar, a menudo a exigir, los tratamientos publicitados que se supone que detengan al SIDA. El tratamiento más famoso es AZT producido por la organización Wellcome que es propiedad de la familia Rockefeller. Topé con ellos últimamente hablando de los que mandan en el mundo, y que quieren un mundo de gente con limitada cultura e intelecto. ¡Qué coincidencia interesante!

La gente se muere a causa del tratamiento, no el VIH. El SIDA es simplemente la descomposición del sistema inmune, de lo cual hay una infinidad de causas, ninguna de las cuales es la transmisión sexual. Eso es otro engaño que ha generado una fortuna para los fabricantes de condones y ha creado un temor enorme entorno a la expresión de la sexualidad y la liberación y expansión de nuestra fuerza creativa. Esto lo copié, pero, otra coincidencia, es lo que ando diciendo yo desde siempre, aunque en palabras diferentes: la inmuno deficiencia es la enfermedad más común del mundo ya que la salud no es la ausencia de patógenos, sino la prevalencia de nuestras defensas sobre ellos. Una iluminante conclusión de un sondeo entre las sexoservidoras: sólo las drogadictas, alcohólicas, etcétera, tenían SIDA, las que vivían de manera saludable no-independientemente si usaban condón o no. En la web hay de…todo: hay quienes están de acuerdo con lo susodicho, y la mayoría que no coincide para nada, y están en su contra; entre ellos leí un blog de un homosexual de Manizales, Colombia, que dice de padecer de SIDA desde como veinte años y que está vivo gracias a los medicamentos, DICE. Y con mucha animadversión condena los que la ven como yo, dice que la gente que no cree en el SIDA es una bola de pendejos, es la misma que no cree en lo de las torres gemelas, del 9/11-QUE ESTÁ MATEMATICAMENTE COMPROBADO-ENTONCES ¿QUIENES SON LOS PENDEJOS?