jueves, julio 18, 2024
spot_img

LO ÚLTIMO

Mario Aburto quedaría en libertad en marzo de 2024

Mario Aburto quedaría en libertad en marzo de 2024

La tarde de este viernes se informó que la condena de Mario Aburto, asesino de Luis Donaldo Colosio, ha quedado anulada, por lo que quedaría en libertad en marzo de 2024.

Un tribunal concede a Mario Aburto un amparo que anula su condena por el asesinato de Colosio
La medida invalida la sentencia de 45 años de cárcel y una nueva deberá ser dictada por el asesinato de Luis Donaldo Colosio, excandidato presidencial del PRI. Aburto podría salir en 2024

Mario Aburto, presentado como actor material del asesinato de Luis Donaldo
Un Tribunal Colegiado ha concedido este viernes un amparo a Mario Aburto Martínez, el asesino confeso del excandidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio. La medida invalida la sentencia de 45 años de cárcel que recibió en 1994 por el magnicidio, ejecutado en la ciudad de Tijuana, Baja California, mientras Colosio estaba en un mitin. El fallo se ha dictado debido a las varias inconsistencias que se han presentado en el caso y establece que Aburto Martínez deberá de ser juzgado por el delito de homicidio por el Código Penal del Estado de Baja California y no por el Federal, por el que fue emitida su actual condena. Si el nuevo proceso se apega a la ley estatal donde ocurrió el asesinato, Aburto podría salir de la cárcel en marzo de 2024.

Fue el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal de Toluca, en el Estado de México, que invalidó este viernes la condena de 45 años de cárcel a Aburto Martínez, preso desde hace 29. Según ha reportado el semanario Zeta, a partir del fallo “se deberá emitir una nueva resolución en la que cumpla los lineamientos detallados, como lo es que Aburto sea juzgado en el fuero común bajacaliforniano, pues no ostentaba ningún cargo federal al momento del crimen”. La petición, ahora, es que los hechos sean analizados bajo el código estatal referido, vigente al momento en que ocurrió el magnicidio, esto podría significar que Aburto obtenga su libertad en marzo de 2024.

En 2022 el caso Colosio fue reabierto por instrucción de la Fiscalía General de la República, que conformó un grupo de fiscales y agentes de la policía ministerial para “enfocarse en la investigación exhaustiva de los hechos” ocurridos en Tijuana, en 1994, y por los que Aburto fue condenado tras confesar el crimen. Sin embargo, el expediente mostró más tarde contradicciones e irregularidades. En la decisión de la FGR también intervino la petición, en 2021, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), que solicitó reabrir el caso, puntualizando que el que era señalado como presunto asesino había sido víctima de tortura por parte de agentes y de funcionarios de prisiones.

Además, el expediente ha estado repleto de irregularidades con versiones que cambiaron una y otra vez desde el día de los hechos en la colonia de Lomas Taurinas, de Tijuana, y entre las que destacan la existencia de otro atacante. En marzo pasado, la defensa de Aburto compartió con el semanario Proceso un video donde resume las inconsistencias del caso y en el que su cliente asegura que había sido “un chivo expiatotorio”.

El asesinato de Luis Donaldo Colosio, aquel 24 de marzo de 1994, marcó para siempre la historia de México. Las imágenes de cómo una pistola se posa sobre su cabeza y los disparos suenan de forma inmediata, siguen conmocionando a varias generaciones de mexicanos que miraron con incredulidad cómo el proceso evolucionaba y era televisado en directo sin tener nada claro. A casi 30 años de los hechos, el caso continúa siendo materia de análisis. Una investigación de Mexicanos contra la corrupción había revelado algunas de esas contradicciones, como los testimonios inconsistentes que aparecían en el expediente, situaciones de tortura al supuesto autor material del homicidio, presiones por parte de las autoridades y documentos desconocidos que mostraban contradicciones entre algunos de los principales testigos.

 

ERIKA ROSETE/El País

Latest Posts

spot_imgspot_img

TE RECOMENDAMOS