Marcha 8M: Mujeres se adueñan de las calles en medio del cerco policiaco

0
192

Xalapa, Ver.- (AVC/Verónica Huerta)  Las mujeres lo volvieron a hacer, se adueñaron de las calles en la marcha de este 8 de marzo, en medio de un cerco policiaco de cientos de policias que generaron varios momentos de tensión y enfrentamiento.

En la marcha del 8M en el marco del Día Internacional de la Mujer, hubo tensión al igual que el año pasado, pero esta vez se desplazaron con confianza porque iban más organizadas, más seguras y más cobijadas por cientos de su mismo género.

Las chavas se aprendieron y se comunicaban por códigos, y advirtieron que si los polícía agredia a alguna de ellas, todas se quedarían calladas, se sentarían a la mitad de la calle, hasta que el connato de bronca pasará y el contingente de seguridad lo resolviera.

Leer también| Violencia crece en Veracruz: los datos que explican por qué las mujeres marchan este #8M

A su paso, por la avenida Manuel Ávila Camacho, Ignacio Zaragoza, Leandro Valle y Enríquez, las participantes en la marcha del 8M hicieron retumbar las paredes de los edificios, con sus gritos de exigencia de que se pare la violencia.

Al igual que en el año 2020, el 8 de marzo, las mujeres bloquearon las vialidades, rayaron las paredes del viaducto del parque Juárez y frenaron el comercio en el centro de Xalapa.

“¡Justicia! ¡Justicia! ¡Justicia por las asesinadas! ¡Justicia por las desaparecidas! ¡Castigo al violador!” se escuchó a lo largo de tres horas en las vialidades, mientras que los empleados y empleadas de negocios se resguardaron en los establecimientos con las cortinas de acero abajo y encima tablones de madera, para impedir que rompieran cristales

Uno de los momentos algidos de la marcha, fue en el entronque de las calles Ávila Camacho esquina con Benito Juárez, cuando el contigente de mujeres con menores de edad necesitaba salir de la marcha, para que el resto avanzara al viaducto, dónde se harían las pintas con aerosol.Lo mismo hicieron las autoridaes del palacio municipal, de palacio de gobierno, de la secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal, se resguardaron en los edificios públicos, y se blindaron con decenas de policías, para no escucharlas y no verlas pasar.

Justto ahí, en esa interferencia de calles, un centenar de policías de la SSP se pararon con sus escudos antimotines e impidieron que las madres de familia salieran hacia la calle Juárez esquina con Enríquez.

Los policías obedecieron la orden de no dejar salir a ninguna de las mujeres que formaban parte de los contigentes de protesta, a pesar de la intervención de la presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) Namiko Matzumoto Benítez.

La presidenta mandó mensajes e hizo llamadas a través de su teléfono celular a las autoridades de la SSP para solicitarles que dejaran salir a las madres con niños y niñas, pero la respuesta fue nula, fue silencio, así que se vieron obligadas a continuar con los demás contingentes.

Leer también| Con el pretexto de la pandemia, Cuitláhuac dejó de lado las alertas de género: Observatorio

Fueron entonces las mismas mujeres jóvenes, las que resguardaron a sus pares que llevaban infantes con ellas, y las ayudaron a cruzar el viaducto, para posterior rayar las paredes con nombres y apellidos de “machos violadores”.

De paso, tiraron la lona colgada en el viaducto del parque Benito Juárez con la leyenda “Una 4T con el valor de gobernar sin violencia machista #La4T será feminista o no será”.

En el piso, en la entrada del viaducto ahí tendieron la lona y la rayonearon con exigencias de “castigo al violador” “estado opresor” “justicia” “justicia”.

Cuando llegaron frente a palacio de gobierno, en la calle Enríquez quemaron papeles, cartones, y aparecieron un perfomance de la muerte con un vestido color gris largo.

Animadas por los gritos y el reclamo de justicia, con la ayuda de una antorcha, quisieron incendiar una de las lonas con fotografías de funcionarias públicas que colgaban desde los balcones de palacio de gobierno, pero no lo lograron.

Por su parte, dos centenares de policías se atiborraron en los pasillos exteriores de palacio de gobierno frente a la calle Enríquez, con el propósito de hacer una valla que les impidiera el paso a las puertas del edificio.

Al mismo tiempo, otro centenar de policías de la SSP, les gritaban a las chavas participantes en la manifestación de la plaza Lerdo “¿Eso es todo lo que van a hacer? ¡Hagan más! ¿Esa es toda su manifestación? ¿Para eso nos hicieron venir?, y un grupo minusculo de cinco de ellas, respondieron “Nos están provocando, pero no vamos a caer en sus provocaciones”.

Fue entonces cuando en el centro de la calle Enríquez, cantaron con todas sus fuerzas el himno feminista “Sin miedo” de la compositora y cantante mexicana, Viviana Monserrat Quintana Rodríguez, conocida como “Vivir Quintana”.

Fue así, cómo las mujeres de diferentes oficios y profesiones, de edades menores hasta adultas mayores, se organizaron, se vistieron de negro, se colgaron pañoletas de color morado y verde, salieron a las calles para alzar las pancartas con leyendas de reclamo, con fotografías de las mujeres desaparecidas, de las que han sido encontradas asesinadas.

El blindaje de SSP, no sirvió

El blindaje con laminas de acero colocadas en la mañana del lunes para proteger las paredes y cristales de la Torre Central de la secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal, fueron derribadas por las participantes en la marcha del 8M Día Internacional de la Mujer.

De nada sirvieron los plásticos instalados previamente para proteger los cristales de las ventanas del edificio ubicado en la calle Ignacio Zaragoza esquina con Leandro Valle, porque todos fueron rotos.

Los policias antimotines que resguardaban el también conocido como antigüo edificio de IPE, optaron por hacerse a un lado cuando vieron el contingente de mujeres que empujaba con fuerza para llegar a la calle Ignacio Zaragoza.

Las manifestantes rompieron los cristales del edificio y por ahí lanzaron al interior latas con humo que inundó de inmediato el primer piso de la torre.

Afuera, las integrantes de la marcha se dedicaron a rayar con pintura en aerosol el muro de acero que rodeaba la Torre Central y a exigir justicia por las mujeres asesinadas y desaparecidas.

A las autoridades de Veracruz, les gritaron que así como cuidan los edificios públicos, de la misma manera deberían de proteger a las niñas, adolescentes y mujeres mayores de edad que han sido asesinadas.

Después de rayonear el muro de acero y romper los cristales del edificio de SSP, desde dónde manda el regiomontano, secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, las manifestantes se enfilaron hacia la calle Leandro Valle para bloquear la rúa de Enríquez y ahí continuar con la protesta que finalizó a las 17:30 horas del 8 de marzo.