-Le llueve al taxista del 234- Fue tan grosero, ¡ que nos bajamos!

0
103

+.- Nos bajamos, le pagamos y en el arrancón lastimó con las piedras a mi niño.

Willy Trápaga

Reportero de Crónica TB

La Señora Francisca Toscagüa Moreno se queja de que un taxista se portó grosero, cuando lo abordaron para un viaje.

“Fue el día martes, como tengo una verdulería que pusimos mi esposo y yo, y mi hermana tiene otra pequeña verdulería en Tetela, ella viene a comprar verdura con nosotros porque se la damos a precio de costo, le hacemos el favor de llevársela porque mi esposo tiene una camionetita, pero ese día a él le tocaba doblar turno en su trabajo y no  nos pudo llevar, como llevaba muchas cosas y a su niña no quise que se fuera en el autobús, le dije que mejor pagara taxi, porque es más cómodo y práctico, y yo me ofrecí a acompañarle junto con los niños que están conmigo, entonces paré el taxi y pregunté cuánto nos cobraba a Tetela, él preguntó qué cuánto me cobraban, yo le respondí -por lo general me cobran entre 130 y 150 pesos, y él respondió, que porque ya estaba oscureciendo cobraba hasta 200 pesos, – así que apúrense porque todavía no oscurece-.

“Entonces subimos la verdura y todo, pero cuando iba a arrancar a mi hermana se le olvidaban unas cosas y bajó por ellas, yo estaba en el taxi cuando mi hermana fue a comprar unos cartones de cervezas para vender, como el taxi había cerrado la cajuela nos las llevamos adentro, pero nos dijo el taxista -¿para qué se van amontonadas atrás? Que se venga tu hermana para adelante, y yo le dije –no, por qué se va a ir mi hermana si se quiere ir acá con la niña, que se vaya el niño adelante con los conos de huevo, le dije –se va a ir despacio ¿verdad? Y me respondió que sí”.

“Pero la que subió a lo último fue mi hermana y que le dice –encima de que las llevo, pinches viejas borrachas, y mi hermana le contestó –oiga don discúlpenos si le estamos faltando al respeto por haber subido esto, y él dijo, -no pues ya que, ya están arriba, súbase porque va a oscurecer y ya le dije que si oscurece le voy a cobrar 200, dice mi hermana, -si lleva tanta prisa hay muchos taxis más, y él contestó, -pues hay mucha gente más que necesita de mis servicios, si les parece y si no bájense”.

Dijo mi hermana –está siendo mal educado, y yo le dije, – mire, si a usted no le parece nos bajamos, y nos dijo, -pero bájate aquí, y le respondí, -no sé qué le está pasando, pero tiene razón, yo no actúo con violencia porque van los niños, pero él le dijo a Cristian, -te voy a poner a que laves tu solito el carro-, dijo mi hermana, – mejor vamos a bajarnos, y nos bajamos, frente a Chedraui, donde están unas piedras blancas, el niño se bajó para ayudarnos a descargar la verdura, la bajamos nosotras, el señor no nos ayudó, estábamos atrás del taxi cuando él arrancó y patinó, y como hay piedras, una le pegó al niño, yo me espanté porque eran 3 menores de edad y dos adultos los que nos bajamos”.

“El niño Moisés fue al que le pegó la piedra cuando patinó el coche, nos dijo que a la hora de arrancar, el carro patinó y levantó polvo y piedras y una de estas le pegó en su pierna justo donde se había quemado con el escape de una moto, lo que le causó dolor y el susto”.

Finalizó la entrevistada comentando que le da tristeza que haya taxistas prepotentes, “me imagino que así ha de ser con todas las personas o solo con las mujeres”.

Sabemos que esta persona se fue a amparar ante el Ministerio Público, según las redes sociales, ¿qué sabe usted de esto?.-

“Hasta hace un momento me enteré, no estaba al tanto de eso, sino que me comentaron que él se había ido a amparar ante el Ministerio Público, diciendo que en caso de que le llegase a pasar algo a él, tengo entendido, nosotros no le queremos hacer nada a la persona, porque soy una buena persona, lo que sí me molestó mucho fue la actitud de él. Más que nada no sé si sea así, si tenga el mismo carácter ante un hombre, me explico, o a lo mejor nos trató así por ser mujeres, porque íbamos dos mujeres, 3 con la niña y los dos niños, como que por ahí sí me sentí un poquito mal porque yo dije, bueno así ha de ser con las demás mujeres, yo lo que más deseo es una disculpa, no por mí, por los niños que es a los que se respeta, que se cuide y que se valore, la mera verdad sí estoy muy, muy molesta por lo que hizo, porque para mí fue una ofensa, una ofensa y un insulto, porque hasta la fecha nosotros por avanzar como 50 u 80 metros, nos cobró la carrera y nosotros le dijimos que si teníamos para pagar, que nosotros humildemente pero trabajamos, porque me dijo –pues a mí me van a pagar mi carrera, así haya sido esto, y le dije –sí, se la vamos a pagar, mi hermana sacó 25 pesos y se los pagó”.

“Si es un servidor público por qué se pone con estas condiciones y principalmente con unas mujeres con niños pequeños, el número del taxi es el 234”.

“En sí no es el coche sino la persona que iba manejando el vehículo 234, taxi de Tierra Blanca, fue una persona muy, muy grosero, muy déspota, muy prepotente y para mi sí fue una situación muy vergonzosa la que yo pasé, porque uno se siente impotente, le repito, yo en ese momento me sentía mal, el taxista se llama Edgar Cruz”.

Las mujeres tienen que levantar la voz porque no es posible que sufran mal trato cuando ellas están contratando un servicio.