Eramos 7 compañeros y nada más quedamos 2!

0
125

+.-“Poquito pero el servicio de flete aún nos deja para comer”: Eladio Carmona.

Irene Terrones Ortiz

Reportera de Crónica TB

“Sí mire, antes éramos 7 compañeros ya solo quedamos 2”.

-¿Qué pasó?-

“Pues ha habido menos servicio, nos ocupan menos”.

-¿A qué cree que se deba?-

“Sí pero ya muy pocos nos ocupan, creo porque todo mundo tiene su carrito, creo si es por eso, ya nada más nos buscan aquellos que de plano pues no lo tienen, nos hablan par algún servicio, y si ocupan de una camioneta para el traslado de algo más grande o pesado pues es cuando ya nos hablan”, expresa don Eladio Carmona con más de 30 años en el servicio de fletes en la ciudad”.

El sitio con servicio de fletes carga y mudanzas ubicado en calle Libertad esquina con callejón “20 de Junio”  es de los más viejos.

-¿Cuántos años de estar en este sitio?-

“Pues yo tengo aquí creo voy para 30 años, cuando llegué aquí ya tenía si mal no recuerdo como 15 años de estar este sitio”. El sitio de servicio de fletes ubicado en la esquina de calle Libertad con el callejón

el servicio, con el pasar de los años ha venido de más a menos.

“Pero podemos decir que todavía nos da para comer, todavía. Ahorita me ve aquí solo pero acaba de pasar un compañero que nada más viene de vez en cuando pero por lo regular siempre estoy aquí”.

-¿Cuántos servicios les caen al día?-

“Pues a veces dos o tres”.

-¿Y cuánto cobra por el servicio de flete?-

“Pues si hablamos de un viaje aquí de rápido pues unos 100 pesos, si es un cambio de vivienda y si es dentro de la misma zona urbana eso es lo que cobramos, ya cuando se trata de salir fuera pues ya es otro precio, según el servicio de flete que se pide, eso sí procuramos dar un precio que sea accesible para quien solicita el servicio, convenimos con la persona que pide el flete y ahí es como la vamos sobrellevando que poquito pero aún nos deja para comer”.

Lo que les paga en estos tiempos es el precio de la gasolina que está muy cara, “pero hasta eso que más le podemos hacer, no tenemos de otra, hay que adaptarse al cliente porque es el que manda, porque es el que pone el flete y luego el precio”.

“Este sitio de fletes siempre lo ubicaban las personas por la fila de camionetas grandes de redilas estacionadas a lado de la escuela Leona Vicario, de donde hoy solo se puede ver aun solo fletero y con una unidad más pequeña.

“Pues la verdad tuvimos que hacer ajustes porque ya no hay trabajo para esas camionetas grandes, tuve que cambiar de unidad, todavía la conservamos pero únicamente para cuando se requiere de un flete más grande”.

La crisis para los fleteros de este sitio no empieza con la pandemia, a ellos les llegó mucho antes.

“¡No fíjese que no! Nosotros aquí ya la pandemia ni la sentimos “no ya no, porque la gente dejó de pedirnos el servicio que como le digo, muchos tienen sus unidades y de ahí pues les piden el servicio por decir así piratas, y eso ha bajado los servicios para nosotros”.

“No hemos recibido de ninguna autoridad ya sea local, estatal o federal ningún tipo de apoyo económico, de nada, creo sería en balde ir a pedir, sentimos que no somos escuchados, ni tomados en cuenta pero aquí seguimos sorteando la situación, la crisis, hay que estar aquí, no desesperarse, porque si nos desesperamos ya no hacemos nada, en mi caso aquí me mantengo, algunos clientes nos localizan por teléfono y es así como sacamos el día, nosotros aquí seguimos quien requiera de nuestros servicios de flete estamos en Libertad y callejón 20 de junio, a lado de la escuela Leona Vicario”.