EN MEMORIA DE “EL TORO” GRANDVALLET

0
120
Por Enrique Tejeda Cruz

 

Que puedo hacer ante la muerte de un gran ser humano como lo fue Pepe, mi gran amigo solo sentir una profunda tristeza.

Por lo de más, que expresar del siempre amable amigo, del ejemplar ciudadano, del siempre profesional Médico que amanecía en los corrales tratando animales intoxicados para salvarlos de la muerte, del funcionario público atento al desempeño de servir, el comerciante anteponiendo el servicio a lo económico.

El esposo, amante fiel y padre amoroso con su descendencia, del artista de manos prodigiosas que pintando óleos y tallando madera nos deja obras que engalanaron enormes salas de exposiciones a nivel nacional, del Maestro en Casa de Cultura obsequiando su talento y experiencia a sus jóvenes y adultos alumnos, el Pepe que un su vida social y política, sabía sembrar y cosechar amistades, entregando lo mejor de sí en todo momento y ocasión.

Del artista que en los foros teatrales sorprendió su talento histriónico, a propios y extraños.

Que su muerte nos deja un gran vacío y soledad pues con él se fueron las grandes y amenas charlas considerando en ellas, temas que pudieran mejorar las diferentes deficiencias en nuestra patria chica, lo hicimos en cada una de las partidas de ajedrez que regularmente compartimos.

El legado que nos deja es muy grande y perdurará por siempre en nuestras mentes con solo observar uno de ellos, las Caritas Sonrientes.

DLBS y que Descanse en Paz Pepe el “Toro” Grandvallet Verde.