Doña Sofía y Benito llevan un año viviendo a duras penas

0
133

+.-Venden sus dulces, frituras, platanitos en la esquina de Colegio militar y 16 de septiembre, cerca de la escuela primaria “Barbosa”.

Irene Terrones Ortiz

Reportera de Crónica TB

Doña Sofía y Don Benito llevan más de un año sobrellevando la crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia del Covid 19, como vendedores ambulantes se ganan la vida con la venta de platanitos, dulces, apenas y logran sacar para la comida del día.

-¿Cómo les ha ido a un año de la pandemia y de estar cerradas las escuelas?-

“Pues apenas vamos sacando para comer, para el gasto del día. Apenas y sacamos para la comida del día, vamos sobrellevando esta situación.

Desde que las escuelas están cerradas, a partir de que se dan los primeros casos de contagios por coronavirus, en la vendimia las cosas cambiaron”.

“Ya no es lo mismo, ya no vendemos como antes, todo debido a lo de la pandemia, ha estado todo muy difícil.

Pese a la crisis sanitaria y económica, doña Sofía Serena y Benito Pascual vendiendo frituras, dulces, como cacahuates, platanitos fritos se han mantenido en el mismo lugar de siempre, el espacio que ocupan sobre avenida Heroico Colegio militar y 16 de septiembre, cerca de la escuela primaria “Antonio Barbosa Heltd” que aunque esté cerrada y no haya ningún movimiento, aprovechan el poco que se da sobre la avenida con circulación de entrada  y salida a la ciudad y carretera federal, no se mueven de su lugar porque lo poco que les cae les ayuda para subsistir.

“Aquí hemos estado todo lo que lleva la pandemia, gracias a Dios pues tenemos salud, nos sentimos bien, no nos hemos enfermado y ya con eso ganancia, creo que como estamos retirados del centro donde hay más movimiento de personas nos ha ayudado a estar antes que nada bien de salud”.

Yo pienso que esas aglomeraciones en el centro de la ciudad es lo que causa que se den más casos de contagio por el Covid, por eso nosotros mejor seguimos aquí en esta esquina de Colegio militar tratando de sobrellevar esta situación.

Antes de la pandemia, eran días bueno en la vendimia.

“salían los niños de la escuela y pues veíamos más movimiento, más circulante lo mismo para todos los comercios que están en otros lugares, pero ahorita ya es diferente, apenas y nos va cayendo lo mínimo cuando menos para la comida, gracias a Dios pa comer sacamos”.

Las escuelas abiertas daba vida al comercio ambulante afuera de los planteles educativos.

“Pero aquí seguiremos porque según dicen que ya van a retomar las clases, y aquí estamos como el soldado, porque de aquí vive uno, a donde vamos a ir, eso sí siempre cuidándonos, tenemos nuestro filtro sanitario, desinfectamos todo, tomamos las medidas sanitarias porque tenemos que seguirnos cuidando, por eso siempre usamos el cloro para desinfectarnos y cuidarnos ante todo”.