Decenas de migrantes pasan diario por la ciudad

0
125

 

*-Piden ropa y agua para continuar su camino.

*-“Altas temperaturas no nos detendrán”: Ilegales.

Ismael Maldonado Larios/

Reportero de Crónica TB

Como algo cotidiano así se puede ver el paso de decenas de migrantes diariamente por las vías del ferrocarril y en las calles aledañas a las vías, ya que después de asearse y comer en el albergue decanal guadalupano, se lanzan a las vías para esperar el próximo tren con dirección a Córdoba.

La ruta del migrante poco ha cambiado y es que ante la disminución de las violaciones a sus derechos el paso se ha hecho más constante, pero ahora toman hasta como destino el Puerto de Veracruz y de ahí buscan trasladarse hasta la ciudad de México para emprender su travesía hacia el norte del país.

Los que habitan a orillas de las vías ya están acostumbrados, Don Isidro Oseguera es uno de los que más apoya a los migrantes con agua y frente a su domicilio en la calle Altamirano se encuentra un pequeño local donde a veces les brindan comida a los migrantes.

Algunos migrantes ya saben como caminar y en su andar solicitan a las personas primero ropa y posteriormente una botella de agua, sea purificada o de llave, pero lo que buscan es que antes de irse a su largo viaje con dirección a Córdoba lleven que tomar o por lo menos para lavarse la cara antes de comer.

Pero ahora los migrantes han dado por solicitar a los conductores una ayuda y lo mismo se encuentran en el cruce de Lerdo hacia la 4 de Agosto como en el tope de Lerdo esquina Independencia donde regularmente uno o dos migrantes están pidiendo una moneda que como dice Edwin Matlacala de San Pedro Sula, Honduras.

“Nos va a servir porque cuando llegamos así a algún lugar no llevamos ni para comprar una pieza de pan, por eso es que pedimos aquí a la gente y muchas son buenas personas que nos ayudan”.

El Migrante hondureño quien antes había solicitado ropa y agua como apoyo a los vecinos de las vías dijo “si tenemos temor, sabemos que pasar por Veracruz nos han dicho porque yo es la primera vez que es muy peligroso, pero qué hacemos, tenemos que intentarlo allá no hay nada, la situación está difícil y de morirnos de hambre hacemos esto de viajar hasta llegar a Estados Unidos”.

Los migrantes en su mayoría de Honduras y Guatemala muchos ya es la segunda vez o hasta la tercera en que intentan y dicen conocer ya en donde son donde los persiguen, por lo que precisamente quienes vienen arriesgando todo por el sueño americano por primera vez se unen a los que ya saben por dónde caminar.

Hace una semana uno de los migrantes señalaba que tuvo que permanecer escondido porque el Ejército Mexicano realizó como un operativo y muchos tuvieron que refugiarse, no salían y hasta que no vieron seguro fue que abordaron el tren que va hacia la ciudad de Córdoba.

La casa del migrante para muchos centroamericanos ilegales es como una pausa después de 20 o más días caminando y trasladándose en el tren que lo máximo a que los lleva es hasta Orizaba, pero en Córdoba tienen que aventarse antes porque saben que siempre está una Estación Migratoria esperándolos para detenerlos.