DE FILOSOFÍA Y COSAS PEORES

0
67
Michael Torresini

 

La muy disciplinada, severa e intransigente Alemania acaba de legalizar el cánnabis por uso lúdico. En 1985 estuve en Tailandia y había sanciones severísimas, hasta la pena de muerte por drogas, se podía leer en inglés y francés en todo locales públicos-y últimamente salió en las noticias que las legalizaron.

Los alcohólicos anónimos que aquí se llaman doble AA, en Estados Unidos triple AAA, los hay en todo el mundo y no me parece que hayan hecho gran cosa al respecto. El alcoholismo era y sigue siendo el mismo gran problema. Podría continuar o simplemente llegar a la conclusión que todas campañas contra hábitos dañinos han fracasado. La cosa toma relevancia, se nota más, si os acuerdo que cualquier cosa se entiende más por medio de su opuesto; lo digo en mi trabajo a pacientes que llevan años con vértebras desplazadas, que si se hubieran desplazado hace poco, quedaría en una sóla sesión, cómo lo que acaba de caerse, entra en andadera y sale corriendo. El fracaso de las campañas contra drogas o alcohol fracasaron más brutalmente aun si las comparamos al enorme éxito que ha tenido la campaña contra el humo. Cuando nací todos fumaban, cuando era adolescente todos fumaban-y continuaban fumando hasta los ochentas y ya algo menos los 90s. En 1989 en Cali todas me decían regálame un cigarrillo. La última vez que fui, en 2015 no se podía fumar en ningún local público. América Latina es la región que más reducción del tabaquismo tuvo en las últimas décadas, con Brasil, Colombia y Costa Rica como los países que más han progresado.

En los 60s, 70s y 80s los actores y mucha gente en general posaban con el cigarro en la boca, como Cortázar que me está mirando desde la portada de Rayuela que conmocionó el panorama cultural de su tiempo. Se ve guapo y parecido a Alain Delon-también muy, muy seguido fotografiado con el cigarro en la boca. El hombre más bello del mundo con el cigarro entre los labios. Parecía casi una dicotomía hombre/cigarro. Sí, como decía Parménides, todo es devenir, todo cambia.

Sin embargo, en las noticias abundan alarmas por el aumento de cigarros vendidos dicen, lo dicen porque no son filósofos, porque se pierden en los pormenores sin considerar el tema en su totalidad, pues si lo fueran alejarían el enfoque, regresarían de medio siglo y verían que el consumo de cigarros ha disminuido exponencialmente; mi primer recuerdo de mi papá fumando es de 1950. Estamos hablando de ¾ de siglo. El cigarro era parte imprescindible del hombre.

Y ni hablar de los enorme puros que contenían el efecto nocivo de una cajetilla entera de cigarros. Cómo los que fumaba Sir Wilson Churchill que vivió 90 años, y tuvo una vida repleta de satisfacciones, un gran estadista y con una habilidad oratoria que le dio el premio Nobel de literatura. Y hablando de puros no se puede prescindir de Cuba obviamente, de Fidel que también vivió 90 años y de todos los que lo imitaban, empezando con uno de los representantes más reconocido mundialmente de la música cubana, Compay Segundo que empezó enrollando hojas de tabaco y vivió 95 años. ¿Qué estoy diciendo, que fumar hace bien? Para nada, es que el existencialismo me permite ver un factor de la salud que es más importante de lo que se crea: la plenitud de la vida de un hombre inteligente y su habilidad de pagar la deuda de vida no vivida que tenemos. De allí sale una fuerza vital enorme y que contrabalancea nuestros malos hábitos.

Cómo las leyes romanas que todavía usamos, también el calendario tiene su origen en Roma; al comienzo era lunar y se alternaban meses de 30 con los de 29 días-con un error de cómo diez días al año; luego el error se fue disminuyendo, etcétera, etcétera y así llegamos al presente: un año tiene 365 días y seis horas-que cada cuatro años se vuelven otro día, y febrero de 29 días, cómo hoy.