DE FILOSOFÍA Y COSAS PEORES

0
44
Michael Torresini

 

La filosofía es orden, así que voy a ordenar los últimos acaecimientos y mis comentarios al respecto en el ámbito de la esfera filosófica-algo que puede parecer aburrido e innecesario, aunque no sea así. No requiero ningún conocimiento previo para hacerlo, sino sólo vuestra lúcida atención. Todo conocimiento humano se divide antes todo en dos: Conocimiento a priori, racional, por un lado, y conocimiento a posteriori, empírico por el otro.

A priori y a posteriori significa claramente antes y después de la experiencia. Ejemplo del primero: los cuerpos son expandido, un conocimiento que tenemos SIN la necesidad de la experiencia sino con la razón pura, pues el mero concepto de un cuerpo incluye necesariamente la ocupación de espacio. Al contrario, para saber que los cuerpos son pesados necesitamos de la experiencia; además algo que en la tierra pesa un kilo, pesa menos de medio kilo en la luna y no pesa absolutamente nada en el espacio.

Ahora la aplicación prometida: Por medio del conocimiento a posteriori o empírico he tratado de dar una explicación a los comentarios más disparatados acerca de Milei usando la historia de Argentina con particular énfasis en el peronismo. AMLO de izquierda critica a Milei de derecha y sin embargo este lo imita vendiendo los aviones presidenciales. ¿Cómo se explica esta incongruencia? Pues con la razón obviamente. Izquierda o derecha, el nuevo presidente es un excelente economista y hace lo que la economía de su país necesita. Todo lo contrario de lo que hace el presidente saliente, supuestamente de izquierda, que enriquece su protección expandiéndola a todo el mundo. Por arriba de las tendencias políticas, lo que cuenta es el concepto filosófico general que nos enseña claramente que para obtener cualquier cosa se necesitan dos cosas-habilidad y voluntad, y Fernández no parece tener ninguna. Ya expresé mi acuerdo con Milei-lo que NO contradice mi opinión general que cualquier país con muchos pobres debe de tener un gobierno de izquierda.

Esto me salió con un poco de esfuerzo para cumplir con mi promesa inicial. Ahora continuo con el mismo tema, pero sin ningún esfuerzo sino todo lo contrario, divirtiéndome y, espero, divirtiéndolos. Una de las cosas que digo seguido es que las cosas se entienden mejor por medio de su opuesto, pues no podríamos entender la oscuridad sin la luz-lo que está bien, pero no tan claro como en o que sigue. Pregunta: ¿Cuántos meses tienen 28 días? Respuesta común: uno. Pregunta: ¿Cuántos meses tienen 32 días? Respuesta unívoca: Ninguno. Ahora vuelvo a hacer la primera pregunta: ¿Cuántos meses tienen 28 días? Y ya la gente empieza a ver la luz y contesta TODOS. Cómo dije no estoy enseñando nada de nuevo, sólo estoy enseñando a pensar, lo que no es cosa de poca cuenta. Y también se puede obtener claridad con las igualdades, pero no tan contundentemente como con los opuestos. Vuelvo a la primera pregunta-cuantos meses tienen 28 días- y aclaro que la respuesta es la misma de la pregunta ¿Cuántos chicozapotes crecen en un árbol? Y la respuesta correcta a las dos preguntas es TODOS. ¿¡O ya vieron zapotes que crecen desde la tierra-o en la tierra como los tubérculos?!