jueves, junio 13, 2024
spot_img

LO ÚLTIMO

De filosofía y cosas peores

 

 

                                                   Michael Torresini    

 

 

 

Reanudo el tema de la situación más recurrente que indica la inhabilidad que la gente tiene en entender la importancia de la alineación vertebral, es decir la importancia de entender antes todo que-otra vez, que todo lo que sentimos lo sentimos por los nervios y que ellos salen desde la columna hacia todo el cuerpo a través de las vértebras que, si no están en su lugar, son la causa de una infinidad de problemas-dolor, molestia, rigidez o calambres en todo, repito todo el cuerpo, son debidos a vértebras que no están en su lugar-que pellizcan, tocan u oprimen los nervios que pasan por ellas. Los pormenores no cuentan, pues hay un número infinito de maneras de estar mal, y una sola de estar bien-que se consigue realística y permanentemente acabando con la mera causa, es decir realineando las vértebras que causan el problema. Esto no sólo no lo entienden los pacientes, no lo entienden los hueseros, los curanderos y los brujos, sino y muy lamentablemente no lo entienden ni siquiera los médicos-que saben, conocen toda la anatomía humana-pero lamentablemente son tan acostumbrados a curarlo todo con medicinas, son tan buen conocedores de la biología y la farmacopea que parece se le olvide lo que más cuenta, que nada es sin causa y que solamente acabando con la causa del problema se puede acabar con él, y, vaya, lo que acabo de decir. Así meten los fierros en una rodilla que no tiene nada porque no entienden que la rodilla es el único punto de la línea del nervio ciático o tibial, que recorre toda la pierna y que, doblándose continuamente, inflama más aun los nervios-que son ya inflamado por que las vertebras no están en su lugar.

 

Ayer tuve un larguísimo chat con una vieja amiga colombiana que ahora vive en España y que me comentó, piensen la coincidencia, que ya sea allí donde vive, que en su natal Cali, vio gente con una zapatilla más alta que la otra. Parece que en ningún lado se entienda porque una pierna se vea más corta que la otra: nadie parece entender la clara causa y prescriben una plantilla para compensar la diferencia-lo que empeora la situación. Lo que pasa es que la columna chueca jala más la cadera de un lado que del otro, la cadera así es inclinada y la pierna que baja desde la parte más alta PARECE más corta-y que yo igualo perfectamente con una sola torsión. Ya lo he dicho y lo repito: soy lo mejor por tres razones-una porque me caí de sentón cuando era chamaco y por ende empecé con el conocimiento empírico, dos porque estudié donde se inventó la quiropráctica que es parte del seguro desde como medio siglo-pero antes estudié filosofía-que incluye el uso la física y la geometría-de la cual acabo de dar un buen ejemplo-la inclinación de la cadera causada por la columna chueca o, mejor dicho, una escoliosis. Yo tengo dos escoliosis y mido diez centímetros menos que cuando era jovencito. Era 1,72 y ahora soy 1,62. O 1,65 la mañana y 1,61 la tardecita. Un centímetro o dos es normal, cuatro es debido a las escoliosis, o sea curvas, que se llaman así si son de derecha a izquierda y lordosis si son en sentido cruzado, es decir adelante atrás.

 

En conclusión, la columna no es sólo el centro de nuestras sensaciones debido a los nervios que de ella salen, sino también su centro geométrico que condiciona el balanceo de toda la calavera-y finalmente el cuerpo.

Latest Posts

spot_imgspot_img

TE RECOMENDAMOS