ACERTIJOS

0
68

 

Cuando los caminos de la vida, no son como se esperaban. Camelot.

SAN LUNES O LAS MUY AMOLADAS CARRETERAS

Veracruz tiene un rezago en sus caminos de por lo menos 30 años. La culpa es del gobernador, que en lugar de andar devolviendo el dinero no ejercido, de sub ejercicios, lo debió emplear en los jodidos y casi caminos rurales que tiene Veracruz. Hace apenas un par de días, por un asunto de ver a una enfermita en el Covadonga de Córdoba, tuve que trasladarme a esa ciudad. Habían dejado unos días el paso libre y habían retirado a los trabajadores del Puente de Metlac, para que, entre otras cosas, como vino el presidente AMLO y seguro tomó ese camino, cuando habló bien de Orizaba, que le había agradado, y él pudiera pasar sin problemas. Pero en cuanto el águila voló, a volver a cerrarla y así pasarán otros cuatro o cinco meses y más vale que nos vayamos acostumbrando a ello y seguir mentando madres. Hay que agradecer al cordobés orizabeño, José Luis Palomares, director jurídico de la SICT, que fue quien le llevó el problema y la solución a su jefe, el secretario Jorge Nuño Lara, un par de buenos funcionarios del gobierno federal de AMLO, un día de la noche a la mañana, como trueno y rayo de Zeus, cayó la bendición y ordenaron retirar el cobro de la caseta de Fortín, que lo pasarían a las otras prorrateando ese cobro. En México somos expertos en hacer tonterías. Desde la época de Carlos Salinas, cuando se hicieron las autopistas de cobro (5 mil kilómetros de aquellos años), debieron dejar un par de ellas a pagar en esta zona, es decir una en Esperanza y la otra en Paso del Toro, solo dos casetas solamente con el pago de la totalidad, no que cada 50 kilómetros nos pusieron una porque se desviaban a unos pueblos pequeños como Cuitláhuac, el pueblo, no el gobernador, y querían cobrar. Eso vino a complicar el panorama años después cuando llegó  el crecimiento vehicular  y los camiones doble tráileres se multiplicaron para llegar al Puerto a descargar y traer mercancía. Ahora bien, pueden desaparecer la de Cuitláhuac y cobrar todo en Paso del Toro a la llegada.

 

LAS DE VERACRUZ

 

Pero estaba en Veracruz, aquí todo se ve mal, estamos en el top ten de los estados más atrasados, y solo por hablar de los caminos, si usted transita por cualquiera de ellos, están llenos de hoyos y parecen caminos rurales. Ahora que se convirtió de nuevo en problema el paso Córdoba-Orizaba, hay que tomar la federal y esa está como camino de terracería, la verdad no nos merecimos todos estos años de sufrimiento en los caminos. Y el candidato Pepe Yunes lo sabe, apenas llegó el viernes a Fortín y Córdoba y circula un video en redes, donde asegura que llegó dos horas tarde al evento, porque estuvo detenido en un tramo de estos imposibles de pasar.

 

MUERE ORIZABEÑO ERNESTO MARTENS REBOLLEDO

 

Era Orizabeño, aunque su Wikipedia lo señala nacido en Tlilapan. Fue una gente muy querida por los paisanos. Empresario, ingeniero químico, ocupó altos cargos en empresas trasnacionales, entre ellas Vitro en Monterrey. Aquí tiene y tenía familia. Egresado del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, con estudios de posgrado en el Instituto Tecnológico de Karlsruhe en Alemania y en la Universidad de Harvard.

Ocupó la dirección de varias empresas mexicanas destacadas, la primera Unión Carbide, luego Grupo Vitro y Cintra controladora de las aerolíneas Aeroméxico y Mexicana de Aviación a las que logró convertir en empresas rentables y salvarlas de la quiebra.

El 1 de diciembre de 2000 fue nombrado Secretario de Energía por el presidente Vicente Fox cargo en el que permaneció hasta 2003. Un día se fue de secretario y entró Felipe Calderón en su lugar, porque vio cosas que no le gustaron y era una gente muy recta. Si fue profeta en su tierra, porque el empresario Francisco Jiménez Espinosa, dueño de Montosa, y que también descansa en paz, le hizo un homenaje con el empresariado orizabeño y veracruzano en el Club Moctezuma. A sus 91 años falleció en santa paz. Deja un legado de éxitos empresariales, descanse en paz este distinguido orizabeño.